Oración por el Capítulo General

Dirige, Señor, tu mirada
sobre nuestra familia que,
confiada en ti,
se dispone a celebrar
un momento de intensa
convivencia fraterna,
un encuentro de revisión
de su compromiso evangélico.
Suscita en ella la capacidad
de oír la voz del Espíritu
y acoger con fe tu Palabra;
renueva su ideal de servicio,
su amor por la Iglesia
y su celo apostólico.
Asiste y santifica al Prior General
y a los hermanos
que participarán en el Capítulo:
concédeles prudencia para juzgar,
firmeza para decidir,
sabiduría para discernir
y previsión para planear.
Que nada perturbe su concordia,
y que la inevitable divergencia de opiniones
se convierta en comunión de propósitos;
que conserven con amor
las tradiciones de nuestros Padres
y que, sensibles a los signos de los tiempos,
se preocupen verdaderamente
por el bien de la Orden.
Que sientan
la presencia maternal de la Virgen,
y que nuestra oración,
hecha eficaz por tu gracia, les acompañe,
para que sea fructífero su trabajo,
gozoso su servicio
a la Iglesia y a la Orden,
y veraz su testimonio de amor
a ti y a los hombres.
Por Jesucristo nuestro Señor.
Amén.


Yo soy la sierva del Señor; se cumpla en mí lo que has dicho (Lc 1, 38)

A la Virgen del ‘Sí’

Santa María,
humilde sierva del Señor,
gloriosa madre de Cristo,
¡salve!
Virgen fiel,
vientre consagrado al Verbo,
enséñanos a ser dóciles a la voz
del Espíritu;
a vivir atentos a la Palabra,
escuchando sus llamadas
en el secreto del corazón,
advirtiendo sus manifestaciones
en la vida de los hermanos,
en los acontecimientos de la historia,
en el gemido y en el júbilo de la creación.
Virgen de la escucha,
criatura orante,
acoge la oración de tus siervos.